2/16/2011


Hoy he visto el documental de Monsters from the Id y me ha puesto nostálgica.
Lo que más echo de menos es aquella inocencia de antes, tanto en las cosas en general como en las personas. ¿Porqué no nos dejamos guiar más por la fe de lo invisible, de la imaginación, por las utopías y la creatividad de nuestros sueños?

La década de los años 50 fue un tiempo marcado socialmente por un sentimiento idealista, esperanzador y deseoso de nuevas oportunidades. La "era atómica", con su promesa de salvar a la humanidad, revolucionó el mundo, tanto en su proyección tecnológica como social y política. Todos estos factores dieron luz a uno de los géneros cinematográficos más prolíficos de la historia del cine: la ciencia ficción. Un monstruoso reptil que invade las calles de Nueva York o el horror causado por una enorme araña mutante son sólo un par de ejemplos de las imágenes que, por aquel entonces, llegaban a las salas de cine y hacían las delicias de los espectadores que acudían a ellas. Sólo algunos años más tarde estos mismos espectadores veían en las pantallas de sus televisores cómo los rusos lanzaban al espacio su nave Sputnik; el hombre había conseguido uno de los mayores logros de la humanidad, conquistar el espacio, un acontecimiento que demostraba que la realidad podía superar a la ficción. Odisea recuerda esta época dorada en el género de la ciencia ficción y analiza su repercusión e influencia en la sociedad y cultura hasta la actualidad.

No hay comentarios: