10/26/2010

Aceptar no es resignarse,
comprender no significa estar de acuerdo
y perdonar no es olvidar.

Es absolutamente imprescindible reconocer lo inevitable: el otro es quien es y así debe ser. Tú no estás aquí para ser quien yo quiero, ni yo para intentar volverme lo que tú quisieras.

No hay comentarios: